Search

El “Fringilo apizarrado” azulado está anidando en nuestra zona de restauración de hábitat en Ica

Updated: May 4, 2021



¿Cómo salvar a un ave de la extinción? En uno de los ambientes más áridos del planeta, y con actividades que amenazan su supervivencia, la respuesta no es fácil, pero tampoco imposible. El único método viable es a través de la restauración de hábitats con plantas nativas, para permitir que las aves puedan sobrevivir y adaptarse a los cambios en su entorno.


El “Fringilo Apizarrado” o “Huaranguerito” (Xenospingus concolor) es esta hermosa ave, típica de los bosques de huarango (Prosopis limensis).


El Royal Botanic Gardens, Kew de Londres, en conjunto con uno de los fundos agrícolas más importantes de Ica, está reforestando una zona de transición entre el valle y las quebradas.

Al comienzo del monitoreo (Agosto 2016) se escuchó su canto inconfundible “tchip…tiii tiii tiii chiur cherrrrrr” (…¡Espera!, ¿lo escuchas?, ¡es el canto de el Fringilo!...¡sí, es el Fringilo!... dijo uno de los evaluadores). Este chirrido, casi constante durante las primeras horas del día, era la primera señal para saber dónde se encontraba. Las zonas del bosque donde cantaba, es la zona de mayor cobertura vegetal, replicando las densas zonas de sotobosque que existen todavía en las quebradas o en los bosques relictos de huarango (Prosopis limensis), donde todavía sobrevive el Fringilo Apizarrado (Xenospingus concolor). Al día siguiente, no pudimos avistar la pareja, aunque tuvimos la sorpresa más grande de avistar a dos escurridizos juveniles–ya eran ¡CUATRO FRINGILOS!, cazando insectos en los matorrales densos de toñuz (Pluchea chingoyo) y cahuato (Tecoma fulva), así como también en árboles de molle (Schinus molle).




Por: Mario Tenorio, Darwin García, Luis Casma & Marvin Torres - HuarangoNature